Comprar tu primera bicicleta debería ser tan fácil como subirse a una. Pero con tantas opciones puede resultar difícil, o al menos confuso, tomar una decisión. Así que hemos recopilado una serie de consejos que te ayudarán a tomar la decisión correcta y a empezar a rodar.

Consejos para comprar tu primera bicicleta eléctrica

Piensa en tus necesidades

Las bicicletas eléctricas están diseñadas para diferentes personas y diferentes propósitos. Depende de ti decidir qué características son las más importantes.

Si la comodidad es la clave, lo mejor es un cuadro escalonado. Si la subida de pendientes es crucial, un motor de alto par puede ser lo mejor. Si lo que te gusta es recorrer largas distancias, lo más apropiado es una batería de 400 vatios-hora o más.

Entender tus necesidades personales te ayudará a elegir qué características son las más importantes en tu bicicleta eléctrica.

Elige bien a tu vendedor

Un producto es mucho más que sí mismo, también es el sitio donde lo compras, especialmente cuando se trata de un vehículo. Debes juzgar tu lugar de compra en función de tres puntos: el ambiente, el compromiso y la calidad.

El ambiente es la sensación que tienes cuando entras en la tienda. ¿El personal es amable, está bien informado y es servicial?

El compromiso se refiere al entusiasmo visible de la tienda por las bicicletas eléctricas. ¿Tienen muchas bicicletas eléctricas o sólo unas pocas en el fondo de la tienda? Una tienda comprometida estará dispuesta y querrá ayudarte a sacar el máximo partido a tu bicicleta eléctrica en los próximos años.

La calidad, se refiere a los tipos de bicicletas que el vendedor vende. ¿Son marcas que puedes investigar fácilmente o son bicicletas sobre las que es difícil encontrar información?

Prueba varias bicicletas eléctricas antes de comprar

Quizá la parte más importante (y divertida) de comprar una bicicleta eléctrica sea probarla. Probar una bicicleta eléctrica te permite dejar de lado las especificaciones, las reseñas y la investigación y responder simplemente a la pregunta más básica: «¿Me gusta esta bicicleta?».

Si la respuesta es afirmativa, entonces empieza a hacerte otras preguntas: «¿Sube las colinas de la forma que necesito?»; «¿Se ajusta la bicicleta a mis necesidades?», «¿Tiene la calidad y la funcionalidad que me gustaría?».

La garantía importa

La compra de una bicicleta eléctrica es una gran inversión. Con una garantía, puedes estar seguro de que tu inversión vale la pena. Como la garantía que ofrecen los buenos cerrajeros para los duplicados de llaves de motos que fabrican.

Una garantía de dos años para las piezas, el motor y la batería es algo que resulta razonable esperar de la mayoría de los fabricantes de bicicletas eléctricas.

Confía en tu intuición

Puede parecer que hay una jungla de información contradictoria ahí fuera, y esa es la verdad. Hay muchas opciones y no hay muchas organizaciones de confianza que certifiquen y revisen las bicicletas eléctricas de forma sistemática.

La mejor estrategia es confiar en la intuición. Si algo es demasiado bueno para ser verdad, probablemente lo sea. Si una bicicleta es de una marca de la que nunca has oído hablar y no puedes encontrar información sobre ella, probablemente sea mejor mantenerse alejado.

Ten una visión a largo plazo

Ser sostenible desde el punto de vista medioambiental es algo más que “es eléctrico, debe ser bueno”. Se trata de la forma en que se ha construido la bicicleta, la calidad de su construcción y el servicio postventa para mantenerla en buen estado.

La bicicleta debería durar entre cinco y diez años como mínimo con un mantenimiento regular, y la batería debería durar entre 600 y 800 ciclos de carga completos.

Y cuando la batería necesite ser sustituida, tu distribuidor debería estar preparado para reconstruirla o reciclarla, pero no tirarla a la basura.

Por admin

error: Content is protected !!